Saltar al contenido

5 pasos para cuidar tu piel antes de maquillarte

Para que el maquillaje dure más y conserve la luminosidad de la tez, debes cuidar tu piel diariamente. En este artículo te mostraremos los 5 pasos que debes seguir para tener una buena rutina de belleza.

¿Aplicarte maquillaje todos los días sin cuidar tu piel antes?

No existe nada peor y, sin embargo, en una actualidad en la que sobran los tutoriales de maquillaje en Internet, tendemos a gastar la mayor parte de nuestro presupuesto de belleza en productos de maquillaje y no en productos para el cuidado de la piel.

¿Las consecuencias?

Al existir un exceso de base, maquillaje o polvos, sin una rutina de cuidado adaptada, los poros se tapan y la piel se sofoca y pierde su luminosidad hasta la aparición de un brote de acné. Y aun peor, comienza el proceso de envejecimiento de la piel, aparecen arrugas, manchas y el óvalo de la cara se hunde.

Entonces, para revertir la tendencia y reparar el daño no hay ningún secreto, solo debes seguir una rutina de belleza ultra simple pero realmente necesaria.

PASO 1: LIMPIA TU PIEL

Es imposible aplicar maquillaje sobre una piel que no se haya limpiado previamente. Por la mañana al levantarte de la cama limpia tu rostro con un producto (gel, espuma, crema, etc.) que se adapte a tu tipo de piel. Luego enjuágalo con agua fría para estimular la circulación sanguínea y la luminosidad de la tez.

Seca suavemente la cara, masajeando en lugar de apretar. Para quienes piensen que limpiar dos veces la cara (en la mañana y en la noche) es demasiado, pueden optar por un algodón empapado en agua micelar solo por las mañanas y tendrán igualmente resultados positivos.

PASO 2: DESPIERTA TU PIEL CON UNA LOCIÓN TÓNICA

Además de ser un muy buen complemento para la limpieza de la piel, aplicada por la mañana al despertar, la loción tónica energiza la piel del rostro y potencia su luminosidad.  Al desatascar la piel en profundidad, facilita la aplicación del maquillaje y prolonga la duración y fijación del mismo.

PASO 3: APLICA UNA COMBINACIÓN DE SUERO + CREMA HIDRATANTE

Para preparar tu piel para colocar maquillaje, aplica antes de utilizar tu crema diaria una pequeña dosis de sérum suavizante y unificador precisamente para aumentar los efectos de la crema e hidratar aún más tu piel. Calienta unas gotas entre las manos y luego aplícalas en el rostro dando golpecitos con las yemas de los dedos o ejerciendo una ligera presión.

Una crema de diario puede ser antiarrugas, anti ansiedad, anti manchas, antiacné … pero sobre todo debe ser hidratante. No debes tomar a la ligera la hidratación de la piel, ya que esto es una acción fundamental antes de aplicar el maquillaje y después del desmaquillado, incluso en pieles grasas.

PASO 4: NO OLVIDES EL ÁREA DE LOS OJOS

A veces, camuflar las ojeras con maquillaje no es suficiente. Así que, para acabar con estos pequeños problemas y aumentar el efecto de tu maquillaje, elige un buen contorno de ojos para aplicar después de tu crema diaria.  Como crema, el roll’on o bálsamo previene las líneas de expresión y las arrugas, además de refrescar los ojos.

Aplica el tratamiento masajeando la zona de los ojos con la yema de los dedos para estimular la circulación y descongestionar la zona. El corrector debes aplicarlo antes o después de la base, según la cobertura que desees.

PASO 5: APLICA UNA IMPRIMACIÓN ANTES DE LA BASE

Más que ser un simple embellecedor de maquillaje, la prebase ayuda a cuidar tu piel. Se aplica antes de la base para unificar y suavizar, pero sobre además tiene el poder de adaptarse a cualquier tipo de piel. Puedes matizar las zonas con brillo y camuflar las rojeces y las ojeras.

Algunas de estas bases incluso existen con un FPS: ideal para proteger la piel de los primeros rayos del sol durante un almuerzo en la terraza, por ejemplo.